Abrirse a la gracia es sentir que algo más grande que nosotros nos impulsa a llenar nuestros actos de fuerza, bondad, alegría y poder. Vernos desde la aceptación y decirnos constantetemente cuánto valemos, que somos únicos e irrepetibles.