Despierta y cultiva tu energía, de manera progresiva. Comenzamos despertando y activando el cuerpo con movimientos asequibles para ir poco a poco incorporando algunas posturas de pie, posturas de flexión, extensión, torsión e invertidas. Siempre de manera consciente y respetuosa con el cuerpo.