Esta práctica tiene que ver con sentir la capacidad del tono vital al que nos invitan las posturas de extensión, y avanzar hacia una práctica gratificante, abrazando la sensación transformadora de una respiración más amplia y consciente.