Esta secuencia nos ayuda a cultivar el tono de la zona abdominal, permitiendo la integración asociada en las posturas. La preparación desde Surya Namaskar nos conduce hacia el recorrido de los cuatro movimientos de la columna vertebral y el fortalecimiento de dicha zona central.