La relajación es vital en nuestra vida cotidiana, ya que sólo a través de ella podemos alcanzar un verdadero bienestar físico, mental y emocional. La relajación no es tumbarse en el suelo y quedarse adormilado. Las diferentes técnicas que se emplean en estas prácticas nos aportarán la salud y la serenidad que el cuerpo y la mente necesitan para enfrentarse a la vida cotidiana. El contexto en el que vivimos muchas veces nos arrastra a situaciones de gran actividad, estrés laboral, incluso nosotros mismos nos imponemos una ritmo de vida que hace que estemos todo el día ocupados y cumpliendo con obligaciones. Así, olvidamos la importancia de dedicar un tiempo para nosotros. Este ritmo de vida, inconscientemente, nos ha hecho que cada vez nos desvinculemos más de lo que nuestra mente y cuerpo realmente necesitan, y es necesario recapacitar y volver a conectar con esa esencia.