Ejercicios de respiración alterna para purificar los nadis o canales energéticos. Revitalizan el cuerpo, aquietan las emociones, crean claridad mental y facilitan la concentración. Equilibran las actividades de los hemisferios cerebrales y preparan para facilitar el kumbhaka o retención prolongada del aire, necesaria en los pranayamas avanzados.